Digamos que no

El decir NO, es una  de las declaraciones más importantes que una persona puede hacer.

No

El decir NO, guarda un lazo directo con nuestra dignidad como personas, puesto que el precio de decir que NO, es alto: depende de nosotros “pagarlo” o no.

La declaración del NO, puede adquirir diferentes formas, no siempre se manifiesta diciendo NO, a veces aparece como un BASTA, o no es aceptable para mí, es una forma de resolver, de poner término a algo, fijándole un límite al otro con respecto a lo que estamos dispuestos a permitirle.

NO a los hijos:  Cada vez es más difícil. La familia actual, madre por un lado, padre por el otro, ambos con nuevas parejas, nuevos hijos, …..

Mother disciplining her daughter
Mother disciplining her daughter

La supervivencia de los hijos ante esta nueva familia, los hace especialistas en  “manipulación”, transformándolos en pequeños monstruitos (dicho con cariño), que se aprovechan de nuestras culpas: lugar desde donde es muyyyyyyy difícil el NO.  Ser el padre “elegido” por nuestros hijos, no hace otra cosa más que atraparnos sin salida.

NO a la pareja:   El amor nos nubla la razón. No le pasó nunca que, parada frente al espejo, usted se pregunta cómo llegó hasta allí?  Cómo permití ésto? Aquello?  Cómo no dije NO ? Ésta no soy yo? Cuando no dijo NO, no se sintió desvalorizada?   No se avergonzó de usted misma? Qué me pasó?

Qué le pasó?  Está usted enamorada !  (La frase aplica indistintamente para usted también, caballero )

No a la pareja

 

NO al amigo:  “Carlos, encontré la casa que yo quería. Me piden dos meses de alquiler y un garante. Me firmás acá?” .  No me diga que nunca le pasó. Sí, le pasó.  Y usted en ese momento hizo una de estas dos cosas:

O firmó, y su señora no le habló por dos semanas, de sexo ni hablar, y además, cuando le llegó la carta documento del propietario, tuvo que aguantarla calladito,  “te lo dije” “te lo dije”……   Usted se sintió un verdadero…..   bobito.

O no firmó, perdió a su amigo, porque lo dejó sin la casa de sus sueños; él todavía vive con la suegra, y además le contó a todos los amigos de los jueves, lo desgraciado  que es usted.

 

Querido lector: Usted, dice que NO ?

Deja un comentario