Eclipse

Foto de Nelson Roth

Capítulo Uno:  ¿Caballero?

Catalina había ido, una vez más, a pasar el sábado a la casa de Edith y Ernesto.  Ella adoraba las tardes de los fines de semana de verano, tomando sol, al lado de la enorme piscina.  Edith la quería como a una hija.  La que nunca pude tener.  Después del traumático nacimiento de Alejandro, supo que nunca más podría volver a tener hijos.

La extrema belleza de Catalina, secretaria privada de Ernesto, no sembraba absolutamente ninguna desconfianza en Edith.  Conocía a la perfección, los valores de la joven.  Nunca tuvo ninguna duda sobre Cata y la relación  con su marido.  Confiaba en la joven secretaria, al punto de quererla tanto!

La llamaba por lo menos una vez al día. Como si fuera su madre. Catalina, con la paciencia propia del cariño, la atendía y escuchaba, cada vez.  Los viernes llegaba lo habitual: Edith le recordaba que la esperaba para pasar juntas la tarde del sábado, en la piscina, y a la noche, a salir!.  Ernesto no era muy afecto a los conciertos de la filarmónica.  Le esquivaba todo lo que podía. Pero Edith lo solucionaba enseguida. Adoraba salir con Catalina.  Para ella, en cambio, no era el mejor de los planes. Pero lo disimulaba bien. Ernesto las dejaba en el teatro y las pasaba a buscar al término de la noche.

Edith disfrutaba de todas las miradas masculinas que atrapaba Cata. Luego del teatro, a cenar! Se contaban todo. Hasta que la noche avanzaba y llegaba Ernesto.

A él le pasaba algo similar. Cata estaba muy lejos de ser solo su secretaria. Como presidente del directorio, y socio mayoritario, Ernesto compartía con ella todos sus secretos comerciales. La fidelidad de la joven, no se ponía en dudas.  Trabajaban todo el día.  Clientes, proveedores y empleados, sabían perfectamente, que había que llevarse bien con Catalina.

Ese lunes a la mañana, Cata llegó apurada, por el retraso. Encaró la gran puerta giratoria de la entrada del edificio, pero un extraño impidió su paso.  Ella lo enfrentó contrariada. ¿Qué clase de hombre era tan poco caballero?  A él le importaron muy poco, las quejas de Catalina.  Con una cara pétrea de pocos amigos, avanzó primero, rumbo al ascensor.

13 opiniones en “Eclipse”

Deja un comentario