Hablemos de cursilerías

Definamos cursilería:

  • ridiculez, presunción, afectación, amaneramiento, extravagancia, chabacanería, ordinariez
    • Antónimos: sencillez, elegancia, naturalidad

 

Reflexionemos:

Habitualmente usamos la palabra cursi para señalar a una persona cuyos actos y/o expresiones son demasiado amorosos.
Por ejemplo: -“Mi abuelo es un cursi porque solía llevarle flores a mi abuela todos los días.”
De modo que el adjetivo cursi se vuelve relativo ya que para lo que algunos es cursi para otros simplemente es romántico.
El origen de esta palabra aún no se sabe, ni tampoco en qué momento el significado se tergiversó.
velero
Ahí va el cuentito:

Había una vez, hoy.  El “había una vez“, no solo es la forma como habitualmente comienzo mis historias, sino que en esta ocasión, está dicho en todos los sentidos: solo hubo una vez donde ella se  sentió cursi. Hoy.

Culpa de sus hormonas femeninas, se declara una mujer romántica. Pero no hay como enterarse de ello:  no lo demuestra.

Lamentablemente.

La profesión que ha ejercido de por vida, la delata. Hay carreras humanísticas y hay ciencias exactas.

A menos que hayas elegido mal, o que hayan elegido por vos, la actividad que elegiste para transitar la vida dibuja tu personalidad.

No quiero referirme con preconceptos atávicos, pero creo no equivocarme si digo que esta elección numérica de ganarse la vida, pinta a las claras, que su cerebro es comandante en jefe, y su corazón, solo un soldadito raso, que permanece escondido, cobardemente, detrás de las trincheras.

Pero la verdad es que el soldadito existe.

Solo una persona logró sacarla de las trincheras.

Para todo lo demás, ganó el comandante en jefe.

Puede pasarse una noche entera viendo las tres “Star Trek”…

Pero una novela cursi?  Turca? puaj!!  Jamás.

Todo ese romance contenido, sigue allí, esperando ser descubierto.

De Nietzsche, solo lee su filosofía. Nunca sus poesías.

Pero hoy amaneció descubriendo la poesía de una colega bloggera y se prendió La Luz.  Borracha de sus versos, que leyó una y otra vez.

Y fue cursi, muy cursi.

Muy.

“Mira, tengo que decírtelo.

Ya no te aguanto más… 

                                                                                                     no tan lejos de mí.

Te quiero cerca para pegarte en toda la cara…

                                                                                     todos los besos que guardo.

Y que te duela cada rincón de tu cuerpo…

                                                                    después de un maratón de orgasmos.

Que, por cierto, has engordado tanto…

                                                                                                              en mi corazón.

He mirado tu foto y me han dado ganas de matarme…

                                                                                                            a masturbarme.

Pero creo que lo mejor sería enterrarte a ti…

                                                               y que, así, nadie pueda robar mi tesoro.

Ya ves, me vuelves loca, una psicópata… 

                                                                                que haría cualquier cosa por ti.

Acumulo tanto rencor…

                                                                al pensar que podrías dejarme por otra.

Me atormentan las pesadillas en las que apareces…

                                y desapareces, y me aterrorizan incluso al abrir los ojos.

Despierta sueño con un «Te odio» salido de tus labios…

                                                                                                                              y lloro.

Son tantos los malos pensamientos acerca de ti… 

                                                                                                           como los buenos.

Pero puedes solucionarlo, basta con que me digas que, al leer estas palabras, sientes miedo…

                                                                                             el que yo también siento.

Y déjame…

                                                                                                     que sea feliz por ello.

Olvidémonos…

                                                  de todo, menos de lo mucho que nos queremos.

Hasta nunca, espero…

              que juntos podamos decir a lo que sea, del amor y del deseo, ajeno.”

La fina línea

2 opiniones en “Hablemos de cursilerías”

    1. Me declaro culpable. En Argentina, el término es usado para nombrar a una persona muy romántica. Tu poesía hizo el milagro. Me encantaron tus versos, al punto que inspiró mi post. Yo soy opuesta totalmente. Incapaz de escribir poesía. Fui la primera sorprendida. La cuestión es que quedé romanticona todo el día. Adelante!!

Deja un comentario