Hablemos de desapariciones misteriosas

Definamos:

Desapariciones: Dicho de una persona o una cosa: Pasar a estar en un lugar que se desconoce. (Real Academia Española)

Reflexionemos:

En la era de las comunicaciones, donde nos observan por satélite y nos escuchan por teléfono; donde pueden clonarse los celulares; filmar con cámaras ocultas en el botón de la camisa; saber con exactitud nuestra ubicación, … parece misterioso cuando  alguien desaparece…

Ahí va el cuentito:

Había una vez, mi cuñada.  Esposa de mi único hermano y madre de Javier y Gastón, únicos sobrinos directos.

Mujer a la que quiero entrañablemente. Más que cuñada, la hermana que nunca tuve.

Es algunos años mayor que yo, y, aunque ejerció durante treinta años su profesión de abogada, no es esa la mejor de sus características. Católica en ejercicio, y provista de una bondad infinita, la alegría la envuelve como un velo. Siempre está contenta.

Madre dedicada. Amiga muy querida. Esposa fiel y paciente…

Pero afortunadamente es normal. No es perfecta. La balanza, sin embargo, está a su favor. Muchos dones y pocos defectos.

Verborrágica sin descanso, se hace imposible conversar sin que interrumpa tu frase.

Es de mucho preguntar, pero nunca tiene la paciencia de esperar que completes la respuesta. Hace otra mientras tanto.

Y es super colgada. Sí, re. Re. Distraída a morir, todos hemos aprendido a quererla aceptándola tal cual es. Como debe ser.

A partir de que sus hijos crecieron, Mary estuvo siempre acompañada de una mascota.

No me sorprende. Tiene tanto amor para dar.

SONY DSC

El Yorkshire de turno, al que voy a referirme, gozaba de toda su atención. Nunca se separaba de él. Al punto que lo llevó a esas inolvidables vacaciones.

Todos estábamos holgazaneando en la playa. Sorpresivamente ( es usual en ella), Mary dijo que se iba a caminar. Puso la correa a su perrito y los vimos partir. Rocky iba arrastrando sus caderas, resistiendo desesperadamente caminar, ya que la arena caliente del mediodía, le quemaba las patas. El perro dejaba una “estela” de huella. Ella, sin advertir , tironeaba de la correa, mientras caminaba con velocidad gimnástica.

Vimos la escena muertos de risa, hasta que desapareció a lo lejos.

Varias horas después, algo llamó nuestra atención. Vimos a Mary a lo lejos, quien, haciendo señas con los brazos en alto, nos anunciaba su regreso.

Nadie corrió a recibirla. Estaba lejos todavía, y nosotros éramos muchos, y todos compartíamos la holgazanería. Sin embargo, Mary llamó nuestra atención. La gente de su alrededor la miraba y se reía.

Algo no andaba bien. Aferrada a la correa, Mary venía hablándole amorosamente a su Rocky.  Pero había un problema.

Nada había al final de la correa.

Mary venía hablándole a la nada, aferrada a la correa de su perro, que aún conservaba el collarcito de cuero, rebotando en el suelo arenoso.

Nunca se enteró que no lo llevaba.

Después de reírnos un buen rato, salimos todos en su búsqueda. Horas más tarde, lo encontramos. Un amable turista que vio toda la escena, lo rescató a resguardo de su sombrilla esperando el regreso de sus dueños. Nos contó cómo todos le había hecho señas, en cuanto el pobre animalito logró zafarse del collar.  Mary saludó a todos, pensando que la gente en vacaciones se pone tan cordial…

ocaso-en-el-mar

 

Una respuesta a “Hablemos de desapariciones misteriosas”

Deja un comentario