Hablemos de Pólítica: El Fanatismo

fanatismo-gif

Mi padre siempre me decía:  ” Todos los extremos son malos”….  Esta simpleza, me ha cuidado siempre. A medida que fui creciendo y, dependiendo de la etapa de la vida en la que estaba, fui dándole distintos usos e interpretaciones.

Hasta que llegamos al hoy, el comienzo de mi  ocaso , donde lo asocio a los fanatismos. Es ésta, mi interpretación actual. Contraria acérrima a los fanáticos, me considero una persona que transita por el medio. En cualquier aspecto de la vida.

Originalmente, la palabra proviene del vocablo inglés “fan”, la cual está asociada a un significado positivo:  “Un fan, simpatizante, aficionado, seguidor, admirador es una persona que siente gusto y entusiasmo por otra persona/s o por cierto objeto/s.” (Wikipedia).

Pero en la actualidad,  (como casi todo), el término se ha negativizado.

Fanatismo

El fanatismo convierte al ser en exagerado; incapaz de dudar de su postura; violento en las discusiones (interpretando este término como el sano cambio de opiniones, y no la pelea ).  El fanático es sin duda un apasionado. Pero retrasa su evolución al coartar la práctica cotidiana del propio replanteo y revisión.

Se boicotea a sí mismo, permaneciendo siempre en el mismo lugar.

Su tenacidad  en defensa de una idea, teoría, cultura, estilo de vida, religión, etc., es desmedida.

Padece de una monomanía persistente.

Inhabilitado para el sano intercambio de opiniones, es incapaz de practicar la reflexión.

Dentro de la enorme riqueza que heredé de mi padre, está ésta que comparto:

” La única discusión que sirve, es la que resuelve tus dudas”. Cuando no las tengas, no discutas”.  Hacía referencia, a no discutir en vano.  Si tu interlocutor opina diferente:

Escuchalo.

Reflexiona.

Decidí si su postura es mejor que la tuya.

Cambiá tu manera de pensar, o mantenela.

Con tristeza veo a diario, en las redes sociales, las opiniones del prójimo, descubriendo a los fanáticos fácilmente. Todos son expertos politicólogos. Todos, expertos.  Yo escucho a todos. Pero solo tiene mi atención, aquel que opina sabiendo.

Para opinar de pólitica, hay que saber. Para colaborar con aquellos deseosos de formarse opiniones, va una lista de observaciones básicas de Economía, para que un país (cualquiera) sea hoy, competitivo:

  • Bajar las tasas de inflación
  • Lograr el equilibrio en las finanzas públicas ( quiere decir que el gasto público no supere a los ingresos)
  • Eliminar las barreras comerciales (no significa suspender el proteccionismo )
  • Otorgar autonomía a sus bancos centrales o aplicar una política monetaria conservadora
  • Reducir el gasto público como porcentaje del PIB
  • Reducir los impuestos
  • Desregularizar sus economías y fortalecer el mecanismo del mercado
  • Privatizar las empresas paraestatales e impulsar la competencia
  • Fomentar el ahorro y la inversión
  • Invertir en infraestructura física y capital humano

(Todo parecido al librecambismo es mera coincidencia. Ésto se llama Globalización)

Es una lista de factores de Economía. Es una lista “de manual”. Quiero decir: Si un país completara la lista le iría fenómeno. Por supuesto, esta lista es teórica.   Pero  te ayudará a formarte una opinión política. Basta con que le des una mirada atenta, y decidas qué se está llevando a cabo hoy, cómo se está llevando a cabo y hacia dónde vamos.

El Fanático

Viviana Jolivet

Sin fanatismos

Nota del Autor: Hablando de fanáticos…. una vez me casé con uno.  La convivencia es imposible:  o te sometes, o te vas.

Me fui.

2 opiniones en “Hablemos de Pólítica: El Fanatismo”

  1. Celebro y comparto el desarrollo del tema “el fanatismo” brindado por su autora por cuanto refleja sabiduría en si misma y lo que es mejor aún, aquella que se alcanza por el no tan simple hecho de atreverse a vivir.

Deja un comentario