Hablemos de Valores. Parte II : La lealtad

Existe?

Pareja

Empecemos por definirla, así nos ponemos de acuerdo de arranque:

Dice el diccionario:  “Es una virtud consistente en el cumplimiento de lo que exigen las normas de fidelidad, honor y gratitud. Adhesión y afecto por alguien o por alguna cosa.”

Definitivamente, me pongo este zapato:  yo asocio la lealtad con la fidelidad.

 Con el paso del tiempo, la lealtad, como todos los otros valores éticos, ha ido cambiando. Para bien o para mal? O simplemente, ha cambiado para adecuarse a la realidad?  El debate empieza acá, cuando con poca diplomacia, daré mi opinión al respecto. Para personas como yo, que asocian valores éticos, con la indiscutible forma de ponerle valor a las personas.  Cuando, como en mi caso, me refiero a Marcelo como una “persona valiosa “, me refiero específicamente a su integridad, su lealtad, su verdad, su responsabilidad, su respeto por los demás, su sentido de la justicia…

Cuando se habla de lealtad, podemos referirnos a dos tipos:

  • hacia otras personas
  • hacia otras cosas

En el primer caso, nos estamos refiriendo específicamente a lealtad con tu pareja, con tu amigo, con tu socio… Éste es el ejemplo, donde yo asocio lealtad con fidelidad.

En el segundo caso, la referencia es lealtad hacia ideales, creencias, religiones, hacia gobernantes, al país de origen (éste es el ejemplo, donde yo asocio lealtad con patriotismo).

Motiva el presente escrito, solo el primer caso: La lealtad-fidelidad

Para mí, es el principio moral básico del cual se derivan todos los otros principios.

La lealtad es completa en el sentido que no es un interés casual sino un compromiso pleno con una causa.  O sea:  no se es un poquito leal.   No hay grises acá. O se puede confiar en vos, o no.  Simple.

“En el mundo de los negocios, la honestidad es un servicio, no solo ni principalmente a las otras partes de la transacción a la cual esta fidelidad se pone en evidencia. El solo acto de fidelidad en el negocio es un acto de confianza del hombre en el hombre sobre el cual se construye todo el andamiaje del mundo de los negocios.”

Cuando al principio expuse que daría mi opinión con poca diplomacia, me refería a que tengo una posición tomada, frente al debate : Para bien o para mal?

Enseguida adivinarán de qué lado estoy.  La respuesta está en tres preguntas:

  1. Existe hoy?
  2. Seguimos utilizando “la buena fé” para hacer transacciones?
  3. Podemos confiar en esta persona?  Confiamos plenamente en alguien? Peor aún: Confiamos?

(No me hagas trampas. La familia no cuenta. Por supuesto que en los hijos confiamos, en los padres, hermanos…) ( Me refiero al mundo)

Si tus respuestas son NO en los tres casos, entonces coincidís conmigo. Es un Valor que ha cambiado para mal, ya que en el camino hemos perdido cosas que antes teníamos.  Es matemáticas.

Lealtad en la pareja :  

Fidelidad

 Cuando dije más arriba que para mí, era el Valor básico, me refería exactamente a que, en mi escala , está primera. De ella se desprenden todos los demás.  Todos añoramos en la vida, la misma cosa: ser feliz. Si la lealtad entre amantes existiera, no sería todo muy distinto?  Tan grave es el tema que, actualmente se asocia la fidelidad con un concepto obsoleto y vergonzante. El hombre absolutamente fiel, se cuida de no ser “descubierto” por sus pares… como si su masculinidad estuviera en peligro.

La mujer absolutamente fiel, no arriesga su femineidad , si no , su inteligencia:  Se sienten zoncitas , sabiendo que están entregando mucho más de lo que reciben.

No sería hermosísimo serse fieles mutuamente?  Y no me refiero solamente a la sexualidad. Leales en todo. Sin mentiras. Sin secretos. No es acaso ésa, la cuestión?   Sip.

Y si yo estuviera acertada, y la felicidad solo dependiera de la lealtad mutua, es una utopía?  Una fantasía?  Nop.

Si mi pensamiento es acertado, sólo hay que conseguir UNA persona que piense igual.  Porque está claro que se necesitan dos.

No se puede encontrar una sola???  

Lealtad entre amigos: 

Cambió este paradigma?  En el pasado, la lealtad entre los amigos, era mejor?   Cuando nuestro amigo nos dice:  Te lo juro !  Te doy mi palabra!  Confía en mí!   Qué pasa con nosotros?  Qué nos pasa?  En lo más hondo, qué sentimos?

De todos los cambios de este valor, entre el pasado y el presente, creo que éste es el que más se conserva.

Aunque nunca falta el que encontró a su mujer con su mejor amigo, la verdad es que todavía podemos contar con la lealtad del amigo (nótese que no dije “con la lealtad de un amigo” ).  Puedo conceder entonces que, la lealtad entre amigos, persiste. Eso sí: a esta altura de mi vida (estoy más cerca de los sesenta que de los cincuenta), solo tengo dos.  Cientos de amigos tengo. Con unos salgo, con otros, viajo, con otros estudio, con otros me divierto, con otros trabajo.

Pero amigos: Solo dos.  Leales a morir.

Viviana Jolivet

P.D. :  Viste cuántas personas tienen mascotas, en este siglo?

Deja un comentario