Hablemos de Valores: Parte III. La justicia

La definimos así:

Justicia

 

“La justicia (del latín iustitĭa) es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.”

Si quisiera hablar de justicia legal, tendría tanto para contar…. empezando por el derecho romano, y del jurista Ulpiano….

Pero no estoy hablando de justicia como del conjunto de normas… sino de una virtud humana.  Desde este lugar, la puedo definir como ” el arte de hacer lo justo, y de «dar a cada uno lo suyo”. 

Y acá empezó el lío….  Quién dice que es justo?  Qué es “ser justos” ?  Comparado con quién?  Comparado con qué?

Para ser justos, no deberíamos tener ningún tipo de discriminación o preferencia hacia ninguna persona; “de lo contrario se estaría dando una justicia falsa, y ello no sería «dar a cada uno lo suyo», sino «dar a él lo que le toque», dependiendo de su clase social o raza, etc.”

Pero entonces, no una sola justicia? Hay varias?

Como estamos hablando de valores éticos, que convierten a la persona en más o menos valiosa (leer anteriores posts), cómo es entonces que existen personas justas, según sus creencias, según sus culturas, según sus edades generacionales…?

Llego entonces a la conclusión que, al igual que en los anteriores valores éticos desarrollados, la justicia no es única. Cómo definir entonces, a una persona valiosa por su sentido de la justicia?

Justicia II

Justicia generacional:

Mi mejor amigo es gay; mi mejor amiga es judía; el hombre de mi vida es, sin duda, negro; en el trabajo me rodeo de colaboradores responsables, íntegros, “buena gente”, sin importar si son lindos ……..

Escandalizo a mi madre quien, con sus ochenta y cinco, se enfrenta  con mis pensamientos…. ella que es quien me ha inculcado los mejores valores, grabados a fuego; sabia como pocos; dulce; querible; tierna…. y sí, es lo que estás pensando….   tan diferente a mí.

Ella es más justa que yo?

Justicia con los hijos:

Aparentemente y, a diferencia de los padres, a las madres nos es imposible querer a un hijo más que al otro: han nacido de una. Imposible diferenciar.

Es probable, en cambio, que por cuestiones de ser, te sientas más identificada con un hijo que con los otros.

Peligra el sentido de la justicia?  Mi respuesta es rápida y certera: NO.

Pero a los ojos de los hijos, el sentido de la justicia , es el mismo?  Acaso sienten que favorezco injustamente a uno de ellos más que a los otros?

Entonces, volvemos al tema que he planteado: hay más de una justicia?

También yo he sido hija. Y, aunque no guardo ningún rollo psicológico histórico, muchas veces sentí injusticia por los favores maternos a mi hermano…

Justicia cultural:

Si la justicia fuera la misma para todos los seres humanos, existiría solo el  Derecho Internacional. Sin embargo, cada país tiene su propia Constitución. Lo que es justo para unos, no lo es para otros.

“Las creencias populares pueden convertirse en propulsoras de odios. Los judíos son avaros, los gitanos ladrones, los coreanos sucios, el que tiene tez trigueña es cabecita, los bolivianos son inmigrantes ilegales. Los individuos que son afectados por estas clasificaciones no son valorados por sus virtudes sino por características secundarias que no determinan sus cualidades como ser humano. Estos ejemplos son crueles e injustos pero son los clásicos dentro de nuestra sociedad.”(Wikipedia)

Epílogo:  O sea… no hay un ideal supremo. Es un valor muy subjetivo. Como todos los otros.

VJ

Deja un comentario