La cada vez más común “Crisis Profesional”

Resumen: Las estadísticas demuestran que cada vez más profesionales de entre los 35 y 45 años,  se plantean si continúan con la profesión que eligieron.

Crisis profesional

 

Alrededor de 18 años, tenemos cuando terminamos la secundaria.  Es muy corta esa edad para saber realmente lo que queremos hacer el resto de la vida.  A los 18, estamos adoleciendo.

“Para la Organización Mundial de la Salud, la adolescencia es el período que va entre los 10 y 19 años y está comprendida dentro del período de la juventud —entre los 10 y los 24 años—

Algunos psicólogos consideran que la adolescencia abarca hasta los 21 años e incluso algunos autores han extendido en estudios recientes la adolescencia a los 25 años “

“Los adolescentes son más proclives a tener conductas adictivas porque han nacido en un mundo de internet y dispositivos tecnológicos y conjuntamente, son ellos los que disponen de mayor tiempo libre para ocuparlo en las redes sociales o videojuegos. 

El abuso de las redes sociales y de los videojuegos puede llegar a aprisionar a los adolescentes ya que el mundo virtual contribuye a que se cree una identidad falsa y a la vez distanciar al individuo de la realidad. (Echeburúa y De Corral 2010).

En este contexto, el adolescente elige la carrera universitaria que definirá el curso de su vida.

O sea que, en apenas 18 años, debe elegir lo que hará en los próximos 50.

Crisis profesional 2

El tiempo pasa. Y llegan los 35.

Entre los 35 y los 45 años llega el fantasma.  “En este rango de edad es cuando aparecen las dudas en cuanto a la carrera elegida en la adolescencia. Los expertos hablan de la “U Curve” un recorrido que va de la dicha en la juventud a la crisis y la insatisfacción de la mediana edad, para luego volver a un equilibrio personal”

El gran paradigma de cómo ser una persona exitosa, es:

  • dormir ocho horas
  • trabajar ocho horas
  • divertirse ocho horas

En este orden.  Asegura el paradigma que, si realmente descansamos ocho horas, seremos capaces de ser muy buenos en el trabajo, productivos y exitosos, y nos iremos a casa con la tarea terminada. Y luego viene la revancha: las ocho horas de recreación, que son las que le dan sentido a la vida (bar con amigos, deportes, artes, lo que te guste) Cuidado. el paradigma es perfecto. Quién no sería inmensamente feliz si logra divertirse como loco, ocho horas diarias?

Ahora bien. Quién descompone nuestro paradigma?

Man holding school report, hand on head 1 40's 40-50 40s 45 45-50 50 Caucasian European adult adults age anguish bad message bad news blur blurred booklet caucasians certificate certification challenge challenging cheese consider consideration considering crisis critical dark dark haired darkhaired deliberating despair despairing desperate desperation desponded differenciated focus differential focus differentiated focus difficult difficulties difficulty disaffection disbelief disbelieving discontent discontented dissatisfaction dissatisfied distress document documentation documents doubt doubting doubts emotion emotional emotions ethnic ethnicity exam examination examine expression expressions face faces facial expression failure father feeling feelings fifty forefront fourties front front view frontal gesticulate gesticulating gesture gestures hair hairs helpless helplessness hopeless human humans indoor indoors insecure inside inspection interior interior shot kitchen lean leaning lifestyle male males man men milk product milk products mimic mimk model models mood muse musing note notes one people perplex perplexing person persons portrait preconceive problem problem solve problems prop up qualms reflecting reflection reflectively rest on rested resting on sceptical school booklet school report seated sentiment sentiments series sign sit sits sitting skeptical skepticism superior think thinking thoughtful uncertain uncertainty uncontent unfocused unhappy window windows years

Sip. Solo algunos profesionales  afortunados, logran trabajar solo ocho horas diarias. La verdad es que el trabajo suele ocupar una gran parte de nuestro tiempo, dos tercios de nuestra vida, según algunos estudios.

“Entonces, ¿por qué no replantearse si lo que estamos haciendo es realmente lo que nos hace felices? ¿Es correcto el camino profesional que elegimos ?”

“Estas son las preguntas que aparecen en muchos hombres y mujeres, durante la crisis de la mediana edad, que tiene lugar dentro de un proceso mucho mas largo, estudiado en los últimos tiempos como la “U curve”. “

“Se trata de una curva en que la persona pasa de una sensación de felicidad típica de la edad joven, cuando todo está por descubrir, donde uno se cree invencible y capaz de alcanzar todos sus objetivos, a una etapa de dudas, insatisfacción, frustración y replanteos, donde se cuestiona el camino profesional elegido en la adolescencia y todos los logros obtenidos hasta entonces. Este período, donde la infelicidad toca su piso mas bajo, que generalmente se da entre los 35 y 45 años, es el conocido como la crisis de la mediana edad”, explicó Natalia Tabak Licenciada en Psicología y Coach Ontológica.

“Es un periodo en el que las personas se suelen replantear su lugar en el mundo y se cuestionan qué han logrado hasta ahora y que se propondrán lograr en el futuro. Es en esta etapa cuando algunos se atreven a dar un espacio a sus deseos e inquietudes laborales o personales postergados” afirma Tabak.

En otras ocasiones se presenta la siguiente paradoja: “En la mediana edad algunas personas comprenden por fin qué es lo que verdaderamente les hace vibrar, y tienen más en claro qué camino seguir pero cuentan en su haber con una carga de responsabilidades, obligaciones y escaso tiempo que a los 18 años no estaban presentes. Y así, a los 18 algunos cuentan con mayor tiempo y libertad para tomar ciertas decisiones, pero no sienten motivación por nada en especial ni saben qué rumbo seguir” comenta la Licenciada Tabak.

Y decimos que es crisis porque la alternativa cuál es?

Empezar de nuevo….

Incertidumbre, miedo e inseguridad.  Ni te cuento si encima has sido exitoso hasta ahora. Serlo no significa ser feliz. Por muy bien que te esté yendo, si te da dolor de panza levantarte para ir a trabajar…. dónde está el éxito?

Otra duda tremenda es: cuándo?

Tomar la decisión del cambio, es tamaño tema!  Pero suponiendo que ya transitaste por ahí, te queda otro interrogante: cuándo?

Es éste el momento para dejarlo todo y empezar de nuevo?

Humildemente pienso que se resuelve por ejemplo, incorporando la nueva actividad, de a poco , en nuestra vida, hasta que pueda prescindirse totalmente de la otra.

O no totalmente. Tal vez la incorporación de la nueva actividad, que fluya paralela a nuestra profesión, alcance para lograr nuestra satisfacción personal.

“El gran desafío es dedicarle tiempo al autoconocimiento y armar nuestra propia caja de herramientas compuesta por fortalezas, aptitudes, hobbies y deseos, que nos van va a permitir conectarnos con lo que realmente nos apasiona.” recomienda Tabak.

“En todos los casos hay que aprender a escucharse interiormente y descubrir cuáles pueden ser los proyectos y actividades que nos permitan resignificar nuestra vida personal y laboral presente”, concluyó.

Fuentes: Whikipedia; Natalia Tabak Licenciada en Psicología y Coach Ontológica.

Deja un comentario