Sobreviviendo

hombre-alma
Foto de Telemundo
Capítulo Siete
Quizá solo se trate de encontrar a quien te sigue mirando cuando tú cierras los ojos.- Elvira Sastre
Te avalanzás sobre mí.  Siento tu aliento. Cuánto tráfico en la habitación. Enfermeras que corren. La puerta se abre tantas veces. Los médicos, todos rodeándome. Y te sostienen con fuerza, separándote de mí.  Te sacan afuera. Quiero gritar -“No te vayas, no te vayas, no puedo sin vos “- Pero ya no te encuentro.
No siento mi cuerpo.
Vuelvo a verte. Estás detrás del vidrio, con la ñata pegada, sonriéndome.  Qué poder tuvo siempre esa sonrisa.
Intento entender.  Siento el bip de los latidos de mi propio corazón, que suena amplificado en el aparato de al lado.
Estoy inerte.
Me doy cuenta que un súbito  calor corre por mis venas. ¿Tendrá que ver con lo que están inyectando en el suero que cuelga muy cerca de mi cama?
Solo muevo los ojos. Y pienso. Y descubro.
Estoy vivo.
Vuelve a abrirse la puerta. Entran dos médicos más. Cuento con la mirada. ¡Hay siete! Algo están haciendo con mi garganta. Puedo sentir el ruido.  La obstrucción es insoportable. ¡Tengo que pensar!  ¿Qué está sucediendo?
Hasta que un aire frío recorre mi anatomía.
Ahora entendí. Me sacaron el respirador.  Un halo de tranquilidad puede verse en la cara de los médicos.
Pareciera que todo va bien. Aunque yo no puedo sentir mis piernas.
No voy a preocuparme por eso, ahora, porque vos estás entrando y venís directo hacia mí.
Puedo sentir tus labios sobre los míos. Me decís te amo tantas veces. Pude aferrarme a tu camisa, con la mano izquierda. No te suelto.  Hay un gran festejo en la habitación.
Seguís besándome con dulzura y tan suave. No quiero que pares. Intento hablarte. Pero no puedo.
Esa enfermera diabólica que se me viene encima con una jeringa enorme, me destapa, pero no siento el pinchazo. ¡Afortunadamente!
¿Afortunadamente?
No quiero pensar ahora. Solo necesito que sigas besándome.
No estamos solos pero no importa. Estamos tan cerca uno del otro. Nuestros ojos se encuentran; no hace falta hablar; nos estamos diciendo todo. Y me besás. Y te respondo. Descubro tu boca abierta. Y la ocupo.

13 opiniones en “Sobreviviendo”

Deja un comentario