Nuestra calificación: Ni a palos

Soy una fiel seguidora de Ricky Gervais. Muero de risa con sus standups y ese extraordinario manejo del humor irónico, ácido, a veces negro y lleno de cruda realidad.

Es humorista, director, escritor, guionista, músico y actor de cine y televisión británico. No le importa ser letal a la hora de criticar a los famosos.

Su brillante actuación en películas como Ghost Town, lo deja en un lugar de privilegio, en mis "Favoritas".

La crítica de After Life, la última serie de Netflix, es muy buena.

Pero yo quiero prevenir a los incautos...

En plena pandemia, con una cuarentena de más de 40 días, lo último que quiero ver este sábado en la noche, es la crónica de la depresión.

Ese es el tema de la serie y, aunque sigo reconociéndole sus increíbles dones actorales, no pude terminar de verla:  En el episodio 1, quedé tristona. En el episodio 2, quedé altamente deprimida. No llegué al episodio 3.

No es el momento para ver esa serie.

Lo intentaré nuevamente en el futuro. (lo dudo)

Así que, ya está advertido/a. Si querés verla, cuidate. Me queda sabor a morbo...